martes, 9 de abril de 2013

En otra realidad


En la Sociedad red nos creemos protagonistas pero somos insignificantes

Imagen de lorenzo-silva.com

Las nuevas formas de comunicación, las posibilidades que ofrece la red para conocer y darnos a conocer, nos introducen en otra realidad. En ella, en el mundo virtual, se desarrolla la historia del autor de “El Cuaderno del Inquisidor”, el personaje de la novela de Lorenzo Silva que representa la inmersión de la sociedad en las redes de gran alcalce. 



Con Internet crece enormemente la posibilidad de consumir y difundir contenidos. Se multiplican las expectativas de millones de usuarios de ser escuchados y reconocidos. Pero al mismo tiempo cada sujeto informador es menos imprescindible para los que buscan información en la web. Son tantos los blogs, los portales de noticias online, los usuarios de redes sociales… que se podría decir que la “sociedad red” (término acuñado por Manuel Castells) es una tarta dividida en tantas porciones que cada una de ellas es insignificante, cada usuario es un divisor en lo que sería la derivada matemática de la información. 

Lo cierto es que el crecimiento de las redes de comunicación ha hecho que sea importante estar en Internet, ahora buscamos asentar nuestra identidad en la realidad virtual. Pero en el “yo digital” entran en juego la apariencia y la verdad, se trata de una escenificación de uno mismo que puede ser una hipertrofia de la identidad. En el mar de información que es el mundo digital se borran las fronteras que separan lo conocido de lo imaginado. Una persona puede vivir sin preocuparse por ver sufrir al vecino y sin sonreír a quien tiene cerca, y en cambio darse a conocer a miles y millones de usuarios desde la absoluta apariencia, desde el refugio que es la pantalla de su pc.

Las reflexiones del “inquisidor” sobre su propio blog, nos recuerdan la preocupación por tener una identidad en Internet, o al menos la conciencia de que en el entorno digital que nos rodea existe esa preocupación. Podemos ver cada día cómo las redes sociales se usan tanto para informar desde ellas, enlazando contenidos, como para hablar de uno mismo, desde opiniones hasta estados de ánimo o gustos personales que a pocos pueden llegar a importarle. En cualquier caso, no es extraño que alguien nos pregunte: ¿Cómo que no tienes un perfil en Facebook? ¿Ni en Tuenti? ¿Dónde estás? ¿Linkedin? ¿Twitter? ¿Tienes un blog? ¿Una web personal? Según informó Europa Press en enero de este año, la red social Facebook cuenta con 1.000 millones de usuarios en todo el mundo.                         

El mundo digital es una realidad y es inevitable que cada vez sea más importante la información que sobre uno mismo hay en Internet, a los futuros profesionales se les recuerda que cualquier empresa que pretenda contratarlos buscará antes su perfil en la red, no basta con el tradicional CV. 

Recientemente, en la Facultad de Periodismo de la UCLM se ha impartido un curso para aprender a desarrollar la "marca personal" en Internet. La identidad web es importante, sobre todo, para los profesionales de la información. Pues en el periodismo digital se intensifica la personificación de la misma. En el sentido de que Internet permite al periodista explotar las posibilidades de darse a conocer y reforzar o no su credibilidad, ya que en la de la información, por suerte o por desgracia,  juega un papel muy importante la del propio periodista.




No hay comentarios:

Publicar un comentario