domingo, 24 de agosto de 2014

El canon AEDE, polémico dentro y fuera de España

La entidad de gestión CEDRO podría cobrar por derechos de autor de licencias CC

Este artículo se ha publicado en El Diario Fénix

Fuente: enriquedans.com
El pasado 21 de febrero se presentaba el proyecto de ley de reforma de la LPI (Ley de Propiedad Intelectual). La nueva regulación introduce la polémica ‘tasa Google’, aplaudida por quienes así la han llamado, los editores de AEDE (Asociación de Editores de Diarios Españoles), y criticada por otros que no dudan de la pretensión del Gobierno de institucionalizar un canon a favor de determinados editores de prensa.



El equipo de Gobierno, con su mayoría absoluta, aprobó  el proyecto el pasado 22 de julio. Aunque el texto todavía puede ser modificado, probablemente la nueva ley estará lista para entrar al BOE en los próximos meses. En el momento en que entre en vigor, los principales medios (Grupo Planeta, Prisa, Zeta, Unidad Editorial o Vocento, entre otros) -asociados en AEDE- tendrán el derecho irrenunciable de cobrar un canon cada vez que sean enlazados o referenciados, por Google o por cualquiera que los cite en la red. Los beneficiarios que apoyan esta ‘tasa’ defienden que Google debe compensarles económicamente por enlazarles a través del servicio Google News ya que, según ellos, Google se beneficia de lo que a ellos les supone pérdidas. Lo que cobrarían estos editores sería una ‘compensación equitativa’ que se calcularía en función de las pérdidas de sus empresas. De esta forma aseguran querer salvar la industria editorial en España.

La entidad encargada del cobro de esta compensación que es la ‘tasa Google’ sería CEDRO, que se ocuparía de la gestión de los derechos de autor y cuyos principales socios son también los de AEDE. Según informaba el periodista especializado en tecnología y medios Antonio Delgado, la afirmación por parte de los asociados en AEDE, acerca de los “enormes beneficios” que se embolsa Google por enlazarlos, es falsa, dado que el gigante obtiene sus mayores ingresos a partir de la publicidad, pero Google News no muestra publicidad en Europa.

Ganan los de siempre
Según el estado actual de la norma, que recordamos puede variar, el carácter de derecho irrenunciable del nuevo canon da a CEDRO el derecho a cobrar en nombre de autores de medios y blogs que, no siendo socios de la entidad, compartan contenidos en la red aunque sea bajo licencias copyleft. Así, esta reforma priva a los creadores de contenido de la posibilidad de elegir cómo administrar sus derechos de autor (Creative Commons), imponiendo el Canon AEDE del que sólo sus asociados se benefician.

Editores y agregadores de medios, que desde el principio se posicionaron en contra de estos aspectos de la modificación de la LPI, crearon en marzo la Coalición ProInternet. Este grupo está a favor de la protección de derechos de autor pero en contra de que se impida la formación de nuevos modelos de negocio y de gestión a partir de las posibilidades que ofrece Internet. Eso es justamente lo que limita esta reforma, que quiere frenar las oportunidades de los talentos que se abren paso desde la red, compensando a los gigantes editoriales.

La polémica reforma no sólo está siendo criticada en España, desde fuera ven claro lo perjudicial que es para el desarrollo de la innovación y la trasformación de las actividades económicas. El pasado 22 de agosto, la Coalición Pro Internet se hacía eco en su web de un artículo de Techdirt en el que se habla de la pretendida regulación sobre la copia privada como de una ley “increíblemente tonta”, que busca mantener los viejos y defectuosos modelos de negocio en el ámbito editorial. También The Independent ha hablado de esta controvertida decisión de nuestro Gobierno, preguntándose si es esta la “última maldición de una industria moribunda”. Sobre todo, hay que tener en cuenta que esta normativa va en contra de la propia naturaleza de la red, que es la defensa del libre acceso a la información y de la libertad de expresión, que nos afecta a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario