domingo, 12 de febrero de 2017

Panorama geopolítico 2016: "conflictos de cuyas consecuencias depende nuestra estabilidad"

Este artículo se ha publicado en Información Sensible
Presentación en CESEDEN de Panorama Geopolítico de los Conflictos 2016
IEEE. 9/2/2017
Este jueves, el Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) ha presentado en la sede del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) la publicación Panorama Geopolítico de los Conflictos 2016El cuaderno recoge quince capítulos en los que se analizan los conflictos “de cuyas consecuencias depende nuestra estabilidad”, afirmó para abrir el acto el teniente general y director del CESEDEN, Rafael Sánchez Ortega.

Marruecos, Libia, Israel, Líbano, Siria, Iraq, Burkina Faso, la cuenca del lago Chad, Burundi, El Salvador, Bangladesh o Indonesia son escenarios de conflictos que, a juicio de los expertos que analizan cada uno de ellos, no hay que perder de vista en este 2017.

El director del IEEE, el general Miguel Ángel Ballesteros, habló en primer lugar de la tesis que no puede dejar de tenerse en cuenta a la hora de observar el desarrollo de todos los conflictos: el hecho de que la influencia de Estados Unidos está siendo desplazada por Rusia en regiones clave.

Cuando Barack Obama llegó a la Casa Blanca en 2009, “quiso hacer la política del ‘reset’ con Rusia, pero era la Rusia de Putin y ya no hubo posibilidad de implantar cooperación”, recordó Ballesteros.

La pérdida de peso de Estados Unidos en la resolución de conflictos se hace muy evidente en el caso de Siria. En las conversaciones en Astana que se desarrollan para encontrar una solución política, los principales actores negociadores son Rusia, Irán y Turquía, y este jueves volvieron a reunirse sin la participación activa de EE.UU., limitándose a invitar al embajador estadounidense en la capital kazaja. Ballesteros no duda de que “hoy podríamos decir que Rusia está reemplazando a EE.UU. como nación indispensable en algunas regiones”.

En el caso de Líbano, explicó el coronel José Luis Cabello, podría desatarse un conflicto político estrechamente relacionado con la guerra en Siria. Además de la fuerte implicación de la milicia Hezbolá en el conflicto vecino, Líbano ha acogido entre un millón y un millón y medio de refugiados sirios, lo que ha elevado la densidad de población del pequeño país provocando la quiebra de sus sistemas sociales. La superficie de Líbano es de 10.400 kilómetros cuadrados, menor que la del Principado de Asturias, de 10.600 kilómetros cuadrados.

¿Qué pasará tras acabar con la presencia del DAESH en Iraq?
El teniente coronel y analista principal del IEEE, Francisco José Berenguer, destacó que la derrota militar del autodenominado Estado Islámico en Iraq no implica su fin como organización terrorista.  Lo más probable, apunta el experto, es que reaparezca la insurgencia. “Ya están apareciendo neobaazistas que quieren seguir combatiendo como un remanente del viejo régimen de Sadam”, señaló Berenguer recordando además la llamada que el actual líder de al Qaeda, Ayman al Zawahiri, hizo hace más de un año para que estos grupos, fundamentalmente sunís, se unieran a al Qaeda. La presencia del DAESH en Iraq, aunque habiendo sufrido importantes bajas militares, no ha dejado de ser una oportunidad para comunidades suníes que han sido sometidas por el régimen chií de al Maliki y que ahora vuelven a tomar las armas.

El coronel Juan Mora Tebas es el autor del capítulo dedicado a la situación en Burkina Faso, un país de transición entre el Sahel y el África Central que enfrenta el peligro de contagio de las revueltas islamistas que podrían alejar la posibilidad de estabilidad política.

El grupo yihadista vinculado al DAESH Boko Haram ha aprovechado la inestabilidad en el norte de África para actuar, refugiándose una facción del grupo terrorista en la cuenca del lago Chad. De ello habla la analista Blanca Palacián, que este jueves explicó que el lago Chad comprende las áreas más marginalizadas de Camerún, Chad, Níger y Nigeria, siendo un enclave de gran poder geoestratégico, un poder muy ligado al agua. Aunque Boko Haram sea derrotado “surgirán otros Boko Haram, porque las raíces del problema siguen ahí”, advirtió la experta señalando que más milicias islamistas están extendidas por la zona del Sahel.

También en el sudeste asiático se han incrementado durante 2016 los ataques de grupos islamistas. Bangladesh, explicó la analista María José Izquierdo, está en riesgo de radicalización por la fuerte presencia de al Qaeda y podría ser el punto caliente de la expansión de la yihad en el continente asiático.

En este sentido es preocupante la dinámica de los grupos islamistas, que crean y destruyen facciones con distintos nombres cada vez, lo que dificulta su seguimiento por parte de las fuerzas de seguridad. Para evitar la expansión de estos grupos, en Indonesia el Gobierno trata de fomentar la tolerancia y el Islam no violento tomando medidas como que los clérigos islamistas no puedan seguir predicando en las cárceles, o la revocación de la ciudadanía a combatientes retornados. La analista María del Mar Hidalgo habló del caso de este Estado asiático y señaló que en Siria hay unos 400 indonesios que se han desplazado para luchar en las filas del DAESH.

El conflicto en Yemen ausente en el último análisis del IEEE
Al finalizar las ponencias, una de las intervenciones de los oyentes apuntó al conflicto en Yemen, ¿por qué no se menciona este escenario? El general Ballesteros explicó que el movimiento chií de los hutíes se enfrenta a los sunís apoyados por Arabia Saudí, y también por al Qaeda, por el control del estrecho de Bad el Mandeb, por donde pasan más de tres millones de barriles de petróleo al día. De ahí la importancia estratégica de este estrecho en el suroeste de Yemen.

Ballesteros señaló que el motivo por el que este conflicto ha quedado fuera del Panorama Geopolítico de los Conflictos 2016 es que las ofensivas militares de Arabia Saudí han conseguido que los hutíes se retiren de la zona, evitando así que bloqueen la salida de petróleo por el estrecho de Bad el Mandeb.

Tras la operación llevada a cabo por Washington a finales de enero contra una base de al Qaeda, el Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi ha retirado su permiso a EE.UU. para llevar a cabo operaciones especiales en el país contra combatientes terroristas.

No obstante, para las milicias chiís el enfrentamiento no ha acabado. Esta semana las fuerzas yemeníes apoyadas por el movimiento popular Ansarolá han atacado con misiles balísticos una base saudí ubicada a unos 40 kilómetros de Riad. Y han anunciado una nueva estrategia para enfrentar los ataques de la coalición árabe.


La cadena chií Al Manar explica que el dirigente de los comités revolucionarios de Yemen, Mohammad Fatah, ha declarado que “el recurso a los misiles balísticos de alto poder forma parte de nuestra nueva estrategia contra la potencia agresora: ojo por ojo, diente por diente, ciudad por ciudad, capital por capital. Dicho esto, las ciudades santas de La Meca y Medina serán una excepción”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario